¿Que impulsa a alguien a convertirse en escritor (a)?

Es una pregunta que a menudo me suelo hacer y cada vez que leo una entrevista a un escritor reflexiono acerca de las distintas respuestas que aquellos dan. Muchos, como en mi caso, afirman que es algo que les nació desde muy niños, algo así como una necesidad de poner en el papel, lo que iban sintiendo. En otros tiempos era algo muy común llevar un Diario de Vida y era allí en donde estaba el germen de muchos que se convirtieron, ya adultos,  en grandes escritores. 

También influye la afición a la lectura, pues creo que es muy difícil que algún escritor no haya sido influenciado por la lectura de alguno de los llamados clasicos.Aunque, por supuesto deben de haber excepciones a la regla.

Me ha sucedido en muchas ocasiones, que cada vez que converso con personas que gustan de leer mis escritos, muchas me han confidenciado que les gustaría que escribiera algo relacionado con sus propias vidas y cuando les comento que para mí, cada vida es en si misma una gran novela, ellas se sienten muy entusiasmadas y me cuentan a grandes detalles parte de sus vidas, eso me hace pensar que cada uno de nosotros es un escritor en potencia, sólo que no todos  poseen otras cualidades que son esenciales para plamar en el papel, las distintas vivencias que hacen que un relato se convierta en una novela que logre interesar a los potenciales lectores.

En mi caso, siempre me consideré un gran lector,pues, desde mi infancia me aficcioné a leer y mis gustos literarios iban variando a medida que me convertía en adulto. De mi niñez recuerdo haber leído casi todos los cuentos infantiles y biografías de grandes hombres, eran unos pequeños libritos con ilustraciones que en unas pocas páginas resumían dichas historias, también estaban las revistas de historietas y aquellas que semana a semana mantenían en suspenso las aventuras de los heroes, recuerdo algunos nombres: El Peneca, Simbad y Okey. En nuestro hogar siempre había libros pues mi padre gustaba de la literatura y sus gustos eran muy variados. La primera novela que  leí fue LA GUERRA DEL FUEGO, antes nunca me había atrevido a emprender la lectura de un libro tan extenso, pero una vez que comencé a adentrarme en sus páginas, mi imaginación se llenó de imágenes inolvidables, como la del temible  oso de las cavernas que abatió el heroe de esa novela, la manada de mamuths y las grandes fieras de la Prehistoria. Logré finalizar aquella novela y después se las leía a mis hermanos y primos en las calidas noches veraniegas.De ahí ya no paré más y así me convertí en un gran lector.Sigo siendolo en la actualidad.

Pero de ahí a escribir libros...

Esa era una inquietud que comencé a sentir en los años de mi adolescencia, me acostumbré a llevar un cuaderno en donde escribía lo que sentía en aquellos días, había un nombre que  se empezó a repetir cada vez más, un nombre de mujer: Alicia, mi amor de adolescente, mi primer amor, mi amor platónico.

Mas adelante, cuando mi padre emigró junto a mis hermanos y yo a la capital, aquel diario desapareció pero yo continué escribiendo cartas a un amor imaginario, simbolizado en aquella misma jovencita, que se convirtió en mi amor ideal, mi confidente y mi consuelo en los días difíciles, aunque ella en realidad nunca llegó a saberlo.

Después de aquello mi vida siguió su cauce y ya no me preocupé más de escribir, otras cosas y actividades ocupaban mi mente en aquellos dias, pero el germen de la Literatura estaba siempre allí, en algun oculto lugar de mi cerebro y poco a poco comenzó a germinar, yo escuchaba una voz que me decía: Escribe...escribe, pero siempre lo postergaba.

Dejé que pasaran los años y solo me preocupé de vivir, recuerdo que en aquellos días pensaba que la vida era solo el presente.Solía decir:  _ El pasado ya quedó atras y nada se saca con revivir aquello, con respecto al futuro, este  no existe, pues no podemos prever lo que sucederá mañana ni siquiera más tarde, por eso, lo único que vale y que tenemos es este momento que estamos viviendo-

Esa fue mi filosofia de vida en ese tiempo. Ahora creo que estaba equivocado, pienso que el pasado, querámoslo o no siempre influye en nuestro presente y que lo mismo ocurrirá con respecto al futuro, solo que hay variables que no las podemos prever y que hacen que el futuro sea en parte imprevisible, pero no totalmente.

Comencé a escribir de manera sistemática  hace un par de décadas atrás,aún conservo algunos originales de mis primeras obras: La Montaña Azul, Las Luciérnagas y otras.Todas estan mecanografiadas a doble espacio en  papel oficio. Muchos años después tuve que reescribirlas todas ellas en mi computador y así  fui dandoles formas hasta sentirlas  finalizadas.

Una vez impresas en papel con mi pequeña impresora, gastaba muchos cartuchos de tinta para hacer las copias y luego llevarlas a un taller para que me las anillaran. Con eso me sentía satisfecho y aunque aquellos cuadernillos permanecían en un estante o una simple caja de cartón, llenándose de polvo yo me sentía feliz pues ya me consideraba a mi mismo, como "un escritor inédito", que es lo que en verdad era. 

Me costó mucho dar aquel tremendo paso para, primero, registrar mis obras en las oficinas de Propiedad Intelectual y luego para tratar de editarlas. Aquello solo ocurrió muy recientemente.Pero de eso hablaremos más adelante.

Tito Fabio.

LUWER, LA LEYENDA.

Quiero compartir con todos aquellos fieles lectores que me han estado siguiendo con esta historia de ficción histórica o miopoia, como las llaman algunos entendidos.

Cuando comencé a escribir esta historia, lo hice solo para entretenerme y dejar volar mi imaginación sin ponerme límites, eso fue hace ya muchísimos años. Aún guardo un viejo archivador de esos grandotes en donde las hojas hay que perforarlas para irlas almacenando, en esos años escribía en una máquina de escribir y la idea que rondaba en mi cabeza era la de narrar una historia de leyenda basada en aquellos juegos que cuando niños practicábamos con mis hermanos, con nuestra fértil imaginación de niños creábamos historias e inventábamos personajes, por eso decidí ambientar mi historia en la Región de Atacama, en el norte de Chile, pues allí transcurrió nuestra infancia y parte de mi juventud.

Nunca  logré completar aquella obra, pues otros proyectos me parecieron más importantes que una sencilla obra de fantasía y durante muchos años esos apuntes permanecieron guardados en aquel archivador .

Hasta ahora, en donde desempolvé aquellas páginas y después de revisarlas atentamente  me aboqué a retomar la tarea de darle forma a dichas historias.

No es  una tarea fácil escribir obras de ficción histórica, de eso me fui dando cuenta a medida que avanzaba en los capítulos, muchas veces debí rehacerlos, en una ocasión por un error, apreté una tecla y perdí  mas de cincuenta páginas, nunca las pude recuperar y aquello me desanimó bastante, resultado que dejé de continuar con esta primera parte de la saga, pero como ya estaba lanzado me aventuré con la parte tercera, la cual  logré completarla hace uno tiempo y tuvo bastante aceptación entre  los que la siguieron en este mismo blog. La Nueva Era  relata la historia del último de los cuatro reyes de esta historia.

Pero no podía dejar trunca la historia del joven Luwer, el primer rey de aquella civilización y fue así como dejando de lado otros proyectos literarios  volví a intentar la tarea de completarla, comencé a exponer  parte de aquellos escritos en este blogg y he comprobado con satisfacción que  cada vez son más quienes la siguen, eso me ha dado el aliciente suficiente como para continuar adelante y es así como  solamente ayer, pude  dar por finalizada la Primera Parte de esta Historia.

Debo decir que he disfrutado mucho al ir escribiendo los capítulos de esta saga, ha sido para mí un auténtico desafío literario, ya que son tantos los personajes, los nombres de  los lugares, los animales, plantas, etc. que para poder recordarlos todo he tenido que hacer una larga lista,  he creado un verdadero idioma o dialecto y haciendo caso de los consejos que leí en un  importante Blogg de los tantos que voy siguiendo, realicé un mapa a escala de toda la región en donde está ambientada  la obra, el cual me ha servido mucho para continuarla.

Debo decir que me siento muy satisfecho de la acogida que han tenido estas entregas y si Dios me da vida y energías para  hacerlo, muy pronto vereis completada esta saga y espero, algún día tenerla, al igual que otras obras mías, editada y al alcance de todos quienes gustan de este tipo de novelas.

Es cuanto quería decir por ahora. Me tomaré unos días de descanso y  apenas me sienta con la disposición de hacerlo, continuaré con la Segunda Parte de LA LEYENDA DE  LUWER. Si Dios así lo quiere.

No haré ningún comentario respecto al final de esta  parte de la historia de Luwer, pues aún faltan algunos capítulos que darles a conocer, lo cual ocurrirá muy pronto. Es todo. Tito Fabio.

NAVIDAD 2015:

Hoy es Navidad, una fecha en que los cristianos celebramos la llegada a nuestro mundo del Salvador. De aquel que nos trajo un mensaje de esperanzas para soñar con un mundo mejor y una vida eterna, que nos haga más llevadera ésta que  estamos viviendo.

Es verdad que para muchos,  el verdadero espírito de la Navidad se ha ido perdiendo y así es como esta importante fecha para el Cristianismo, se ha ido convirtiendo en algo mundano y completamente alejado de lo que debiera ser.

He observado con tristeza como para muchos, esta es una fecha de ostentación y de consumismo, para otros, se ha convertido en una fecha para celebrar con fiestas en donde se consume abundante alcohol, drogas y en donde no pueden faltar el baile y también el sexo.

Es muy difícil substraerse a eso, ya que estamos inmersos en un mundo en donde prevalecen los valores de nuestra  llamada Sociedad de consumo, en donde hemos pasado de ser ciudadanos o simplemente personas a "consumidores" y a eso apuntan todos los medios informativos, llenándonos de publicidad e instándonos a endeudarnos, ofreciéndonos toda clase de productos que no necesitamos para nada pero que según la propaganda nos haran sentir felices al poseerlos.

Es la época que nos ha tocado vivir, pero no por eso vamos a caer en esas falsas ilusiones, basta que nos detengamos solamente un ratito para reflexionar, dejando de lado todas las influencias de  nuestro entorno consumista.Pensemos:

¿Realmente necesitamos aquel gran televisor para hacer más llevadera nuestra existencia, o aquel nuevo modelo de auto, o aquel teléfono de última generación, en fin lo que sea? Y si no lo conseguimos:

¿Nos sentiremos realmente infelices si no contamos con aquello y cambiará en algo nuestra vida y nuestros valores al no poseerlos?

He comprobado a lo largode los años que he vivido, que la gente cuando se detiene a pensar en las cosas realmente importantes en la vida, siempre llegan a las mismas conclusiones:

Lo más importante es el cariño y bienestar de los seres queridos, la salud y las cosas sencillas de la vida. Lo material es sólo un medio para alcanzar algunos objetivos y no un fin en si.

En mi caso, me siento felíz porque estoy logrando ciertos objetivos que me propuse hace muchos años atrás, los cuales por una razón u otra, siempre iba posponiendo una y otra vez.

Son mis obras literarias:  Mis libros, los cuales durante este año ya estan viendo la luz, esas obras que permanecieron en borradores, apiladas en mis viejos muebles, a la espera de que les llegara su tiempo de explotar, ya lo están haciendo. A lo menos tres de ellas. Por eso creo que esta Navidad ha sido para mi muy diferente, algún día les hablaré de otras Navidades, algunas que las pasé en muy difíciles circunstancias y otras....Pero no lo haré ahora, ya habrá tiempo para ello, por ahora dejo hasta aquí estas reflexiones , dando las gracias a Dios que me ha permitido gozar de tantas bendiciones y desearles a todos ustedes que el Señor les bendiga como lo ha hecho conmigo" Tito Fabio.

Estimados amigos: En esta sección estaré dandoles a conocer algunas de mis ideas principales,les hablaré acerca de mis proyectos literarios, pero no me remitiré solamente a eso, también quiero, en estas notas hablarles acerca de mis conviciones personales, quiero que aquí se produzca un debate, en donde ustedes puedan interactuar conmigo, siempre dentro del marco del debido respeto y tolerancia. TITO FABIO.