6. feb., 2016

Texto

CAPÍTULO 34: LA Batalla de La Meseta de Jnorgot"

En la primavera de aquel año 56 de La Antigua Era, cuando comenzaban los deshielos y con ello el creciemiento de los caudales de los numerosos ríos que iban adesembocar en el Lago Dosiot (Antiguamente llamado Coxioc), se libró en la Meseta de Jnorgot, la batalla decisiva de aquella guerra.

El nuevo ejército Iusse liderado por el propio Gran Maestro de La Orden, Lodiyar, quien abandonaba por primera vez La Fortaleza para adentrarse en en antiguo Valle de Varesocor, estaba conformado por dos mil jinetes armados con sus respectivos snodulats y otros dos mil guerreros de infantería portando armas tradicionales, más una batería de quince " adulits",(Cañones livianos, pero con mayor alcance que los de los sonnerios).

Aquel ejército atravesó el Valle de Varesocor, recorriendo aquellas tierras en donde antaño habían vivido los varesios y qocerios, hasta llegar a las cercanías de La Meseta, allí acamparon para prepararse para atacar al ejército sonnerio que estaba comandado por un viejo conocido: Ducbaj "El Viejo"

Mucho más arriba, en lo alto de las Montañas Varsowots, Joushar y sus hombres también se preparaban para iniciar el descenso, contando ahora con los importantes refuerzos de los Iusses comandados por los Duqs Lonorlfo y Lonousa, quienes habían incrementados sus tropas  con muchos voluntarios, principalmente de Aotet y sus alrededores. Por su parte los sonnerios también se preparaban para iniciar la acometida final contra los hombres de Joushar y sus Iusses.Aunque ellos estaban al tanto de que los Iusses de La Comunidad avanzaban por el valle, ellos confiaban en que estos serían detenidos en la Meseta por los hombres de Ducbaj"El Viejo".

Pero lamentablemente para ellos, la arremetida de los Iusses de Lodiyar les pillço de sorpresa, ya que no contaban con que este ejército llegara tan pronto como lo hizo, pues todos los pasos y accesos conocidos estaban fuertemente vigilados.Pero lo que ellos ignoraban era que existían unos antiguos pasos que atravesaban las llamadas Montañas Bajas, los cuales no figuraban en los mapas conocidos, pero si en los que poseían los Monjes de La Comunidad  y así fue como estos pudieron adelantar su llegada en casi un mes, sorprendiendo a los sonnerios de Ducbaj por su retaguardia.

La Batalla que se libró a los pies de La Meseta  de Jnorgot, fue cruenta pero rápida y así, en menos de dos días los sonnerios fueron completamente derrotados, peridendo una importante cantidad de hombres y armamento, entre aquellos, veinte cañones pesados y entre los prisioneros , el propio Ducbaj, quien fue enviado al destierro de manera definitiva, miebntras que otros jefes sonnerios fueron ajusticiados en el mismo lugar.

Pero el ejército del Maestro Lodiyar continuó avanzando por la Meseta, hasta situarse a tiro de cañón del Campamento Principal de los sonnerios y entonces los cañones comenzaron a arrojar sus mortales cargas sobre  el enemigo causando grandes destrozos y muchas bajas.

Desde lo alto, los hombres de Joushar contemplaban el desarrollo de los acontecimientos-

_ ¡Es la hora de actuar! Dijo Joushar y ordenó a sus tropas comenzar a descender de Las Montañas.

Fueron seis horas de fiero y recio combate, cuando los cañones callaron por haberseles agotados sus reservas de combustible, entonces se iniciaron los combates cuerpo a cuerpo, pero los sonnerios ya habían sufrido muchas bajas y no pudieron resistir las acometidas de los dos ejércitos iusses, fue entonces cuando el joveb Ducbaj enarboló la bandera blanca de la rendición y pidió parlamentar con los ya presuntos vencedores.

_ Quiero pedir que se nos respeten los derechos y que seamos juzgados conforme a las reglas de La Comunidad, que se nos garantice la vida a nosotros y a nuestras familias, a cambio de ello reconoceremos nuestra derrota y también la autoridad de Joushar IV. Pidió el Iusse regegado.

Joushar y sus jefes  aceptaron aquello, en parte por magnaminidad y también porque sabían que en territorio sonnerios aun vivían muchos de sus hombres con sus familias y no querían que aquellos sufrieran las represalias.

Así se consolidó la victoria contra el ejército sonnerio del sur, con lo ual todo aquel vasto territorio quedaba sometida al joven soberano Joushar IV, quien para poder administrar mejor esos territorios los hizo dividir en cuatro ducados, cada uno de los cuales quedó a cargo de uno de sus Duq:Así, Lonorlfo, Lonousa Y los recién nombrados Gejorsi y Jcobeoban. Mas aadaelante también creó dos condados poniendolos a cargo de Odolfi y Roa Dnoteciena, a los cuales se les nombró Condes.Comenzaba así el Imperio Iusse, por otra parte, los Maestros Lodiyar y Luobno regresaron a La Comunidad para continuar con sus labores y la preparación de nuevos adeptos.

-Ya hemos cumplido en gran parte con nuestra misión, la que se nos encomendó  hace más de dos siglos, ahora La Comunidad continuará sirviendo para ayudar a que se consolide totalmente aquello que La Ciara nos prometió. El establecimiento del Gran Imperio Iusse con  su hijo Joushar IV como su soberano.

Joushar estableció su fuerte en la Meseta de Jnorgot, tal como antaño lo habían hecho sus antepasados varines y su dominio se exyendió por todo el Valle de Varesocor y también en las tierras situadas al otro lado del Mar de Sonner, reviviendo de esta forma el imperio de sus abuelo Joushar II, pero él sabía que  esto no bastaba, ya que en el norte, al otro lado de Las Montañas Varsowots aún continuaba una cruenta guerra entre las fuerzas del sonnerio Rijna y El Escorpión Negro y él sabía que cualquiera que fuera el vencedor, ese sería su futuro enemigo  y por lo tanto no debía de despreocuparse ni relajarse,sino que todo lo contrario.