7. feb., 2016

Texto

Capítulo 34: "La década de los Tres Reinos"

Después de la Guerra de Varsowots se inició, al menos para la comarca del sur, un breve período de paz.Mientras que en el norte, las fuerzas de Itlán lograban contener las arremetidas de los sonnerios, haciéndoles retroceder hasta el límite de sus fronteras naturales.Rijna, al enterarse de que sus aliados del sur habían sido derrotados por los Iusses, comprendió que no podía exponerse a combatir en dos frentes como lo había estado haciendo, por lo cual después de un año más de lucha ofreció a Itlán una tregua y envió a éste un emisario a fin de establecer un acuerdo de paz.El Escorpión Negro, que comprendía que de continuar esta contienda, ello le significaría un enorme desgaste quepodía serle fatal en el caso de tener que enfrentarse  a los iusses de Joushar, aceptó llegar a un acuerdo y así fue como ambos líderes firmaron un Tratado de Paz y cooperación mutua, en dicho tratado se comprometían a no atacarse entre ellos y en poner todos sus esfuerzos  en combatir a los enemigos del sur, así, ambos pensaban que saldrían favorecidos , pues Rijna  comenzaría ahora a preocuparse de la región del sur de su país, en donde Joushar ya había establecido su completo dominio, por su parte Itlán tendría ahora que preocuparse de reforzar sus fuerzas para detener el avance de los iusses si estos se decidían a atacarle.Pero por lo visto, aquello por ahora no sucedería.

A este breve período se le ha llamado "La Era de los Tres Reinos" y aunque no duró más que una década, cosas importantes ocurrieron, entre ellas cabe mencionar algo que más adelante influíría notoriamente en la historia de Varesocor.

Mientras Joushar consolidaba su poder en toda la región del sur, incluyendo las llamadas Tierras Arcaicas, se comenzaba a incubar dentro de su corte, un gérmen, el cual iría creciendo hasta llegar a alacanzar dimensiones insospechadas.Todo comenzó cuando el rey les otorgó sus títulos de nobleza y cuotas de poder, a sus más cercanos colaboradores. Es cierto que todos ellos eran Iusses, los cuales habían estado por muchos años bajo las estrictas reglas de La Comunidad, las cuales ellos respetaban y salvo algunas raras excepciones , nadie osaba cuestionar.pero cuando las cosas cambiaron y aquellos monjes combatientes salieron de su voluntario ostracismo para realizar las misiones en el mundo exterior, poco a poco fueron influídos por el entorno y como seres humanos que eran, al fin y al cabo también se contagiaron con las pasiones mundanas y así, casi sin darse cuenta, algunos comenzaron a acumular poderes y riquezas, especialmente aquellos que habían recibidos tierras y títulos de nobleza. Con el correr de los años fueron adquiriendo un gran poder y así, al final de aquella década, en el Reino de Joushar IV , se podían distinguir claramente tres estamentos:Por un lado estaba La Comunidad de La Fortaleza, en donde el Gran Maestro Lodiyar, seguía manteniendo una férrea unión con el soberano y con su brazo derecho: El Iusse Quinhil "El Perfecto", mientras que en el Valle  de Varesocor se dividían la tierra y las riquezas los dos más importantes Duqs:Lonousa y Lonorlfo, ambos mantenía a su alrededor una importante cantidad de iusses incondicionales y rivalizaban entre ellos, aunque respetaban el poder del Rey y trataban de que éste les otorgara más y mejores beneficios para asñi mantenerlos satisfechos.Además de ellos, en la región en donde antes dominaban los sonnerios, poco a poco los dos nuevos Duqs:Gejorsi y Jcobeoban y también los Condes Oqolfi y Roa Dnoteciena afianzaban sus dominios tratando de mantener a sus hombres en constante alerta ante un posible levantamiento de los sonnerios del sur.

Sólo el Gran Duq Quinhil mantenía la convicción de que lo más importante seguía siendo aquello que desde el comienzo los había hecho abandonar definitivamente La Comunudad, aquel objetivo inicial:La recuperación de Nueva Sorgín y la derrota definitiva de Itlán, a fin de poder conolidar así, el Imperiop Iusse.Pero Joushar posponía una y otra vez aquello, aduciendo que antes era necesario afianzar completamente su poder en las tierras conquistadas y por eso autorizó a los Duqs para que construyeran fortalezas y castillos en sus tierras y se enseñorearan en ellas.

Así lo hicieron aquellos, tanto Lonousa como Lonorlfo hicieron edificar grandes castillos de piedra y adobes de barro cocido, para lo cual utilizaron como mano de obra a los prisioneros y lugareños, los cuales fueron obligados a trabajar y después, a pagarles tributos a sus amos, para que así ellos pudieran seguir manteniendo sus grandes ejércitos.

Per también durante este período se iniciaron algunas obras importantes de adelantos en el reino, como por ejemplo, la construcción de caminos, los cuales ayudaron a fortalecer  e incrementar el comercio entre las distintas localidades del reino, dichas tareas le fueron encomendadas a un sabio y estudioso Iusse, llamado Inlecco, quien desarrolló un método para recubrir los caminos rurales con una mezcla que el mismo inventó, la cual tenía como base, una resina vegetal mezclada con un material arcilloso que abundaba en las Tierras Altas, servía como pavimento y también para la construcción de viviendas y castillos.También fue en ese período cuando se restauraron las antiguas instituciones de estudio, en donde los  maestros de La Comunidad comenzaron a enseñar las diferentes ciencias del conocimiento que antes se habían mantenido en secreto, así se formaban los futuros profesionales  que ayudarían al progreso de las artes y de las  ciencias entre aquellos, este humilde servidor, al cual se le encomendó la noble misión de hacerse cargo de Los Archivos del Reino y mucho más adelante, recopilar y escribir la historia de nuestro reino.

Otra importante innovación y adelanto lo constituyó la creación de una moneda oficial para todo el reino de Joushar IV, a aquella moneda se la llamó Dina y reemplazó al antiguo sistema de trueque que hasta ahora seguía empleándose para las transanciones comerciales. Es cierto que durante el reinado de Joushar II se había tratado de reemplazar el trueque con un sistema llamado " de prendas", pero en la práctica era muy engorroso y no tuvo mucho éxito, después se utilizaron las piedras preciosas, en especial los diamantes, para las transaciones importantes, no así para las de menor valor, por eso la Dina tuvo de inmediato gran aceptación y como estaba avalado por el propio soberano terminó imponiéndose en todo el reino.

Joushar comprendió que ya era el momento de abandonar los "fuertes móviles" y que debía de edificar una ciudad, con su correspondiente castillo, para no ser menos que sus nobles y para ello encargó a su antiguo colaborador Meijesa, para que éste planificara y edificara la que debería ser la futura capital del reino.Meijesa se abocó con mucho entusiasmo y energías a pesar de su ya avanzada edad y así fue como se construyó en la Meseta de Jnorgot un imponente castillo de planta cuadrada, con cuatro torres, una en cada vértice y rodeada de un profundo foso, a partir de esa construcción se comenzó a planificar la ciudad, la cual contaba con varios edificios y monumentos, como El Arco de Triunfo, con el cual se conmemoraba la victoria obtenida en dicha meseta, también, en las laderas de la planicie se edificó el Coliseo, que fue sin lugar a duda la más monumental de todas, fue en dicho Coliseo  donde se llevó a efecto la Ceremonia de Coronación de Joushar IV, la fecha: El último día del Mes de Las Cosechas del Año 60 de La Antigua Era, aquel día pasó a figurar para todos los efectos oficiales como el Año Primero de La Nueva Era (la Era de Joushar IV)

También fue en aquel año, en donde nació el segundo hijo de Joushar y Reweca, el cual fue bautizado con el nombre de Qosat, un año más tarde nació Quinhilsecco, el tercer hijo de Quinhil, ya que antes le habían precedido los gemelos Teov y Teovit.

En el Año V de La Nueva Era se reiniciaron las hostilidades en la Región del Norte(Tierras de Nueva Varesocor), aquella región había permanecido en paz durante algún tiempo, no así en Las Montañas de Zita, en donde Yoqosina  había continuado su lucha contra las tropas de Itlán ya que él no había respetado las treguas acordadas, aprovechando que El Escorpión Negro había retirado gran parte de sus hombres para combatir contra el Sonner Rijna, Yoqosina avanzó y logró recuperar casi todas las llamadas Tierras Altas y además varias ciudades alejadas de la capital, cuyos habitantes se rebelaron contra el Escorpión Negro, declarándose subditos de Joushar IV. Pero cuando Itlán firmó el Tratado con El Sonner, nuevamente le encargó a su hijo Volodia para que iniciara la reconquista de los territorios perdidos.

Fue entonces cuando los gobernantes de dichas ciudades le pidieron ayuda al Rey Joushar y ésteconvocó nuevamente  a sus Duqs Lonousa y Lonorlfo para que dejaran sus tierras y prepararan nuevamente sus ejércitos para combatir en el norte.

Al comienzo ambos se ostraron algo renuentes y trataron de posponer sus partidas, pero al fin prevaleció la razón ycon apenas unos días de diferencia, ambos ejércitos, encabezados por los propios Duqs avanzaron hacia el norte.

Terminaba así aquel período de paz de lo Tres Reinos.