25. mar., 2016

Texto

(Continuación)

Tolin Basi, el gran Mago Real de Qocerit era un hombre inteligente, astuto y sabio, su edad se acercaba a los cincuenta años, pero se conservaba muy bien, llamaban la atención sus cabellos blancos y sus ojos profundos, oscuros y magnéticos, en su rostro extremadamente pálido, ya que en muy raras ocasiones se exponía al sol, practicaba y  creía en los astros y en el destino que estos podían mostrar a los hombres y también en las antiguas profecías, las cuales conocía mejor que nadie enel reino.Había tenido que abandonar su cómoda estadía y su cargo de Maestro Principal en la prestigiosa y recoocida Academia de Todas las Ciencias de Uveminta, dela ciudad sagrada de Itluicot para desplazarse hacia la capital del reino con el fin de asumir como Mago Principal y eso no le agradaba ya que estaba siempre muy expuesto a sufrir con la cercanía de Ciwutt, al cual temía como todos quienes le conocían.

Ahora, sólo, en su celda, trataba de encontrarle una explicación al extraño sueño del monarca y a su vez buscaba algún modo de poder sacar provecho de aquello.

Como disponía de algunas horas buscó entre los pergaminos que guardaba en su despacho, alguna profecía que le diera alguna pista y fue así como al cabo de un par de horas ya tenía una posible explicación, pero  sabía que aquello no le gustaría al monarca, por lo cual se pasó otro par de horas adaptando su interpretaciñon de manera de halagar y complacer al temido Ciwutt. Las últimas dos horas las aprovechó para citar a sus colaboradores a fin de que aquellos le dieran a conocer sus conclusiones. Estos, como sabemos eran muy jóvenes, ya que los magos verdaderos habían sido ejecutados por el Rey, a excepción del viejo Filfelina, que era uno de los ancianos, pero al cual nadie le hacía mayor caso ya que se pensaba que estaba algo mal de la cabeza, esto mismo le valió haber salvado su vida ya que el rey no lo consideró como un peligro para él.

Una vez reunidos los magos en la celda de Tolin Basi, estos emitieron sus opiniones.

Asthor, el más joven de los magos , comenzó:

_ Las señales son auspiciosas, el pajarillo simboliza al propio monarca que fue creciendo hasta convertirse en una ave pderosa, la mujer  que emerge del río es la Diosa Cearit, la Madre de los antiguos Uterios, ella le entrega la corona a Nuestro Señor, declarando que él es El Elegido, aquel del cual hablan las antiguas profecías, él que unirá a todos los reino de Varesocor reviviendo en antiguo Imperio, pero para que ello ocurra ha de correr mucha sangre...la sangre de los enemigos del Reino de Qocerit.

Tolin Basi escuchaba atentamente, aquello le parecía demasiado arreglado, era lo que seguramente le gustaría escuchar a Ciwutt, pero él encontraba algunas importantes fallas, no obstante nada dijo y le hizo una seña a otro de los magos para que éste diera su interpretación.

No hubo sorpresas, solo con algunas pequeñas variantes, todos decían casi lo mismo, ni que se hubieran puesto de acuerdo, pensaba  el Mago Principal.

Solo faltaba el último; Filfelina y había que escucharle.

_ No son buenos presagios...habrá muerte, guerra y destrucción, alguien vendrá desde el otro lado del Gran Río y crecerá a la sombra de nuestro rey hasta convertirse en un gran líder...la mujer rubia, ella es  el centro de todo, ella posee la corona..pero está manchada con la sangre de las víctimas...Esa mujer existe...ella...

De pronto Filfelina se quedó callado, sus ojos se pusieron blancos y una abundante espuma comenzó a brotar de su boca, entonces se desplomó, cayendo sobre el piso , presa de violentas convulsiones y espasmos.

Tolin basi ordenó:

_ No tomeis en cuenta lo que ha dicho...Llevadlo pronto a su celda y que se manenga allí, esos ataques son el producto de las yerbas y pócimas que consume y que cada día van mermando sus facultades.

Después, hizo un resumen con todo lo que había escuchado y sonrió satisfecho: Ya sabía de que manera sacar provecho de aquello.

_ Si juego bien mis cartas no sólo conservaré mi vida y ganaré mucho poder_ Pensaba.

Luego encabezando a los magos partió rumbo al Salón.

Allí le esperaba Ciwut, junto a sus principales hombres: Gomecor, su brazo derecho,Voju, su médico y aquel extravagante personaje que cada vez iba tomando mayor protagonismo en la Corte, su nombre: Falelar y estaba encargado de las finanzas del Reino.

Ciwutt hizo un gesto y todos callaron  a fin de escuchar al Gran Mago Tolin  basi.

Este comenzó a hablar:

_ Aquel pajarillo que vos visteis en vuestro sueño, sois en realidad vos mismo y gracias a tiu propio esfuerzo y valor has llegado a convertirte en un cóndor, el Rey de los Cielos.

Hizo una pausa para ver el efecto causado por sus palabras, luego continuó:

Pero vuestra  grandeza recién está comenzando, os esperan en el futuro  muchos triunfos y grandes hazañas, habrá guerras, pero tú  vencerás a todos tus enemigos, cuya sangre teñirá de rojo las aguas del Gran Río...Pero...¡He aquí que tendreis que hacer algo  muy importante!...Debereis buscar a la que será vuestra reina, ella es la reencarnación de La Diosa Cearit en la tierra, es una mujer hermosa, tal como vos la visteis, ella existe y vive en algún lugar de nuestro reino, debereis buscarla y convertirla en vuestra reina, entonces...Y así está escrito en las antiguas profecías, te has de convertir en El Elegido, aquel que volverá a reinir a todos los reinos de Varesocor, extendiendo vuestro poder desde las Altas Cumbres Varsowots hasta el Mar de Sonner.

Tolin basi se quedó en silencio, nadie se atrevía a romper aquel pesado silencio, todos esperaban que Ciwutt hablase y éste lo hizo:

_ Nuestros Magos han hablado, por boca de Tolin basi y yo no veo porque tendríamos que dudar de sus palabras, ahora todo está muy claro para mí y estoy convencido de que deberé de cumplir con mi destino, la prueba de todo es que estoy aquí, ocupando este trono que jamás nadie pensó que lo haría, pero que es una realidad. Por eso a partir de ahora todos hemos de trabajar para que se cumplan las profecías.

Ciwutt hablaba con convicción, luego miró a Tolin basi y apuntándole con su índice exclamó:

_ ¡Tú..Tolin basi! teneis desde ahora la misión de buscar por todo el reino a esa mujer, aquella que yo ví en mi sueño...Os daré los recursos y todo lo que necesiteis para que puedas cumplir con tu misión, espero, antes de mi próximo cumpleaños ¿Podrás hacerlo Tolin basi?

El Gran Mago sonrió satisfecho, asintió levemente inclinando su cabeza, pensando que su astuto plan había funcionado.