23. abr., 2016

Texto

Capítulo 17: "Minshia" La guerrera.

Con los aportes recibidos,Monzut pudo disponer de suficiente armamento como para equipar a todos sus hombres, de manera que podía decirse que ya contaba con su batallón (Shirria).También la colina había sido fortificada, de modo que cualquier ejército que cruzase desde la orilla opuesta del Luwin, tendría que forzosamente enfrentársele.El emisarios de Tauthor le había proporcionado un mapa muy rudimentario de la región, pero Monzut no se dio por satisfecho con eso y decidió explorar  el territorio siguiendo el cauce del rió en dirección este, ya que estaba casi seguro de que en algún lugar se estaba construyendo el famoso puente de que tanto se hablaba.Fue así como con un grupo de cincuenta hombres seleccionados organizó una expedición y partió río arriba,dejando el campamento de La Colina a cargo del viejo Newatta.Al despedirse de su hermana,Monzut le ordenó que por ningún motivo se aleara del campamento y dondequiera que estuviese siempre estaría acompañada por el fiel Mujjim, aquel sirviente mudo que la seguía ciomo si fuera su sombra.

Pero la joven Minshia no se limitaba a compartir las tareas junto a las demás mujeres de La Colina, pues ella se entrenaba aprendiendo todas las artes de la guerra, practicando con el arco, bajo la atenta mirada de Rasha Shin quien se había dado a simismo la  tarea de instruir a la muchacha-

Fue en aquellos días cuando el mulac Juwa Ritti visitó el campamento de La Colina, trayendo esta vez, no armas ni equipamientos militares, sino que hermosísimas telas, bálsamos aromáticos y toda clase de utensilios y adornos.Todas las  mujeres se acercaron para ver aquellas apreciadas prendas, mientras que el astuto mercader las invitaba pregonando las excelentes cualidades de sus mercancías:

_ Mirad y escoged lo que os agrade, si no teneis con que pagar ahora, no se preocupen, pues les daré crédito, yo confío en que me podreis pagar tan pronto podais.

Mientras que el mulachs tentaba a las mujeres y hombres del campamento, Minshia ejercitaba su puntería con el arco, ensartando sus flechas en un pequeño círculo pintado en el tronco de un árbol, al fijarse en ella, el mercader exclamó:

_ ¡Por todos los dioses! ¿Quién es esa bella joven que con su arco y sus flechas parecieran ser la mismísima encarnación de la Diosa Cearit?

 Rasha Shin sonrió:No me extraña vuestro asombro, pero, tranquilízate, ella no es ninguna diosa, aunque su belleza la haga merecedora de dicho elogio, ella es simplemente Minshia, la hermana de nuestro amigo Monzut.

Así fue como Juwa, el mulachs conoció a Minshia, para su desgracia, aquel hombre que había estado poco tiempo antes en Lalerot ya había escuchado los rumores acerca de un extraño capricho de Ciwutt por repletar su harem con mujeres de cabellos rubios como el de aquella jovencita. Interesado se acercó a ella portando en sus manos una hermosa tela de color verde brillante y suave.

_ El artesano que fabricó esta tela, en los talleres de Lalerot lo hizo pensando en que serviría para vestir a una reina o princesa, pero no creo que exista sobre la tierra una reina o princesa que se compare con vos, hermosa joven.Le dijo melosamente.

Asi aquel hombre se fue ganando la confianza de la joven y posteriormente la invitó a que ella visitara su campamento a fin de mostrarle otras maravillas como aquella.

_Podeis venir cuando querais, acompañada de vuestro sirviente y de Rasha Shin si os place. Le dijo.

El rubio Rasha Shin  se había hecho muy amigo de la joven y ésta tambien parecía apreciar  la amistad de aquel hombre que parecía tener mucha cultura y que escribía hermosos poemas para ella y también interesantes historias:

_ Mi padre era un rico comerciante, cuando era pequeño, él me llevó a conocer la ciudad sagrada de Ituitclot, allí un monje me enseñó a leer ypermanecí por varios años, conocí la Gran Biblioteca, aunque no tuve acceso a leer sus pergaminos, ya que eso está reservado solo para los monjes, mi padre estaba empeñado en que me convirtiera en uno de ello, pero no pudo ser, pues fue por esa época cuando falleció nuestro soberano Vactuss III y luego vino la revuelta liderada por Ciwutt, por lo cual tuve que regresar a mi pueblo, cuando llegué ya los "ciwudios" se habían apoderado de todos los bienes de mi familia y habían asesinado a mis padres y a todos mi familiares, pero el destino quiso que me salvara y desde entonces lucho con todas mis fuerzas contra el tirano, me lo he pasado viajando desde un lugar a otro, dentro del reino y ahora me  tienes aquí, me he convertido en el brazo derecho de nuestro líder,Tauthor, un hombre extraño y enigmático que cambia de aspecto y apariencia, tantas veces que nadie sabe con seguridad como es en realidad.

Lamentablemente Rasha Shin no pudo permanecer mucho más tiempo, como hubiera querido, en el campamento, pues recibió la orden de trasladarse  nuevamente al otro lado del río y de viajar esta vez a la lejana ciudad de Cossanni, aquella urbe enclavada como un oasis en medio del desierto en donde él debería de organizar un  trascendental encuentro con su líder y otros  importantes personajes.Antes de partir le compró a Juwa un hermoso ejemplar de caballo  blanco, el cual lo obsequió a la joven Minshia. Era un animal de regular tamaño,de abundantes y largas crines, muy veloz, por lo cual fue bautizado con el nombre de "Nozat", que en lengua qoceria quiere decir Relámpago blanco. La joven lo recibió encantada y cuando se despidió de su amigo se sintió muy apenada, ya que con la ausencia de  éste y de su hermano ahora se sentía muy sola.Pero su pena no duró  por mucho tiempo, pues fue entonces cuando conoció a Liensi, la hija  del mulachs, quien acababa de arribar al campamento junto al resto de la caravana de Juwa Ritti.

Liensi era una jovencita de piel morena, muy delgada, de aspecto frágil. Sus cabellos eran negros como  las alas del tordo y sus ojos oscuros vrillaban como si emitieran luz propia, sus rasgos eran finos y delicados, pero lo que más llamaba la atención en ella, eran su eterna sonrisa, que la mostraban como una joven muy amistosa y alegre.Desde que se conocieron ambas compartieron una  gran amistad y las visitas de Minshia al campamento mulachs y viciversa se hicieron muy frecuentes.Fue en una de aquellas visitas cuando la joven Liensi le confidenció la verdad de su orígen a Minshia. Supo así ella, que aquella joven no era  verdaderamente hija de Juwa, sini que había sido adoptada cuando era pequeña, que además ella tenía una hermana gemela,ambas se habían separado siendo niñas y aquello constituía una sombra de trsiteza  para la siempre alegre joven Liensi, que decía:

_ Juwa ha sido un verdadero padre para mí, hasta me ha fijado una dote  para que as´çi pueda encontrar un esposo y casarme según las costumbres de la tribu.

 

_Pero tu no eres verdaderamente una mulachs ¿De donde procedes entonces? Quiso saber Minshia.

_Mi familiaes uriunda de una región ubicada al norte del pais varesio, una aldea llamada Ticdot, sólo recuerdo que hubo una gran epidemia y murió mucha gente, entre ellos, mis padres, mi hermana y yo fuimos entregadas a un fabricante de telas,éste nos hacía trabajar como esclavas y nos castigaba frecuentemente por cualquier motivo, por eso, cansadas de tantos malos tratos, decidimos huir, lamentablemente mi hermana fue capturada, yo tuve mejor suerte, pese a que estuve a punto de morir de hambre y sed en el desierto hasta donde pude llegar, para suerte mía, una caravana de mulachs me encontró, ellos me socorrieron y... ¡Bueno! desde entonces vivo y me siento como una mulachs más..Como ves...Esa es mi historia. Relataba la joven morena.

Mishia la escuchaba con atención, pensando que  había muchas coincidencias con su propia vida y así se lo comentó a Liensi:

_ Yo y mi hermano también somos huérfanos, también nuestros padres murieron como consecuencia de aquella gran epidemia que abarcó toda la tierra de Varesocor, como ves, tenemos hartas cosas en común,querida Liensi.

Durante los dias siguientes, Minshia visitó frecuentemente el campamento mulachs, en donde Liensi se había enpeñado en enseñarle el idioma de los varesios, pues ella dominaba aquel dialecto y también las demás de la región, también le contaba acerca de los pueblos que ella había conocido, que no eran pocos y de las costumbres diferentes que practicaban.

_ ¿ Ves esta hermosa piel de color gris blanco? Pues ella perteneció a un yocosaths, esos enormes animales, abundan en la Meseta de Dnorgot, también allí y en las altas montañas vive un pueblo de costumbres muy primitivas, ellos son los varines u "hombres de las montañas" son hábiles cazadores y esta piel que tu vez, seguramente fue curtida y preparada en aquella lejana región.

Minshia tomó la piel en sus manos, la encontró suave y cálida, la estrechó contra su cuerpo y exclamó:

_¡ Es hermosa y suave, seguramente debe de tener un gran valor!

_ Así es, pero si tanto de gusta, hablaré con mi padre para que te la obsequie o te la venda a un precio favorable, querida_ Dijo la joven.

Ambas estaba solas en la tienda del mulachs, al menos eso es lo que ellas creían, pues detrás de unas cortinas un hombre vestido como visten los mulachs las observaba atentamente, prestando mucha atención a lo que ellas decían.Ese hombre no era  en verdad un mulachs,ese hombre era Snobean, el brazo derecho del Mago Real de Qocerit:Tolin Basi.