26. abr., 2016

Texto

Capítulo 19    "En las Tierras Ignotas"

Cuando Minshia recobró el conocimiento, lo primero que sintió  fue el rumor y la humedad de las  verdes aguas del río, sentía su cuerpo muy adolorido, trató de moverse y entonces se dio cuenta de que estaba firmemente atada con cuerdas, el bamboleo le indicó  que se aencontraba sobre alguna embarcación, los recuerdos comenzaron a arremolinarse en su cerbro de  manera violenta. recordó todo: Aquellos hombres encapuchados que se habían arrojado sobre ella y Liensi, luego un golpe y la pérdida de la noción. Alguien se le acercó entonces,ella pudo verle el rostro a su captor y escuchar su voz:

_ Veo que ya estás despierta pequeña, lamento no haber tenido la ocasión de presentarme de mejor manera, pero en fin, ahora lo haré: Mi nombre es Snobean, sé que ese nombre nada significa para tí, pero te diré que mi misión es llevarte  hasta mi amo...Un hombre muy importante y poderoso, sin duda de que ahora me debes de odiar por haberte sacado a la fuerza pero algun día me lo agradecerás.

Minshia se dio cuenta de que aquel hombre era qocerio, sospechaba que la llevaría al palacio de Obam, entonces le preguntó:

_ ¿Qué sucedió con mi amiga Liensi y ...Mujjim?

En aquel momento  la barca se bamboleó fuertemente y Snobean estuvo a punto de caer sobre la joven, se escucharon fuertes voces de los hombres en cubierta, eran los remeros que trataban de encauzar la falachs, al fin lograron estabilizarla, entonces Snobean se volvió hacia la joven rubia.

_ ¿Que  me decías? ¡Ah ya recuerdo! Para vuestra tranquilidad, tu sirvienta también viaja con nosotros, pero en cuanto al gigante que te custodiaba, lamentablemente tuvimos que sacrificarle...Es una lástima porque aquel hubiera podido ser llevado al Gran Coliseo de Obam y nos hubieran dado un buen dinero por él.

Los ojos de Minshia se cubrieron de lágrimas, recordaba a aquel hombre que siempre, desde que era una niña, había estado a su lado... silencioso, pero que ella le entendía y también él a ella, al pensar que aquel leal servidor  había dado su vida por protegerla sintió una profunda pena.

En esos momentos se acercó a Snobean un hombre, era el encargado de la falachs, quien se veía muy preocupado.

_ Creo que fue un error  muy grande habernos embarcado de noche, ya perdimos el rumbo y no tengo idea de adonde vamos a poder desembarcar.

Snobean lo miró con altivez y le dijo:

_ No te quejes tanto y trta de que nos acerquemos a la orillas en donde sea.

El hombre salió moviendo su cabeza negativamente., luego comenzó a darle órdenes a los remeros, quienes con sus largas pértigas trataban de dirigir la balsa hacia la orilla.

Snobean se volvió hacia Minshia para decirle:

_ Escúchame niña, si prometes ser obediente te voy a desatar y reza para que podamos llegar pronto a la orilla ya que de seguir así nos acercaremos peligrosamante a las Grandes cascadas de Loso-Nosot.

Comenzó a desatar a Minshia y después hizo lo mismo con Liensi, quien se encontraba afuera de la pequeña cabina, apenas ambas se vieron libres de sus ataduras se encontraron en un fuerte abrazo y lloraron, mientras que Snobean salía a cubierta para ayudar a los hombres.

Al observar los esfuerzos de los hombres por estabilizar la embarcación Snobean temió  lo peor, ya que al alejarse del centro de l cauce la corriente era muy fuerte y entonces fueron arrastrados durante largo rato hasta que chocaron contra un obstáculo, todos cayeron bruscamente al piso, pero eso detuvo finalmente a la frágil  embarcación.

Ya amanecía y cuando aclaró divisaron la orilla, lamentablemente las dos pértigas que conservaban se había destrozado, pero ellos arrancaron dos maderos del mismo borde de la balsa y con ellas empujaron la falachs hacia la ribera del río.

_ Parece que los Dioses te oyeron pequeña creo que ya estamos a salvo.Ahora vamos a desembarcar, espero que no trataen de escapar ya que entonces no  me quedará más que volverlas a atar...Además no sabemos en donde estamos.

Una hora  más tarde la falachs llegaba a la orilla, los hombres de Snobean la ataron a un árbol y luego comenzaron a bajar las escasas provisines que se habían salvado de caer a las aguas, también bajaron a las prisioneras. Luego Snobean hizo un recuento de lo que les quedaba : Contaba con doce hombres  y provisiones para una semana, racionándolas podrían estirarlas para  otra más a lo sumo, luego  ordenó continuar por tierra rumbo al este, es decir en sentido contrario a la del río, pero sin alejarse de la orilla.

Despues de un par de horas de marcha decidió que lo mejor seía hacer un descanso para asegurarse de su posición. 

Allí autorizó a sus hombres a que bebieran un poco de lindiyo, (un licor de sabor fuerte que los qocerios elaboraban a base de la corteza de un árbol llamado lindi) También él bebió, pero no las dos jóvenes que se negaron a hacerlo.

Ya el sol comenzaba a calentar  con más intensidad, las dos muchachas permanecían juntas, pero un poco apartadas de los hombres, quienes las miraban con curiosidad, Un poco alejados del grupo, Snobean hablaba con el falaschero:

_ Es muy hermosa ¿Verdad? Digna de un rey. Me pregunto ¿Cuantos hombres tendrán que morir antes de que se convierta en la reina de Qocerit?

El fornido falaschero respondio:

_ Ya van cuatro, espero que de los que vamos quedando nadie incremente esa cifra.

Snobeam le miró:

_ Pero ella vale su peso en oro, si logramos entregarla a tiempo todos nos convertiremos en hombres ricos.

Descansaron un par de hora y luego reanudaron la marcha. Lo hacían en fila india, en medio iban las dos muchachas, todos caminaban lentamente deteniéndose de tanto en tanto para estudiar el terreno.Siempre tratando de tener a la vista la ribera del Gran Río, pero cuando llegaron a una zona muy fangosa no tuvieron más remedio que internarse en la jungla.Allí el avance se hizo lento y cauteloso, había que abrirse paso a machetazos utilizando las espadas para ello,los árboles eran muy altos y frondosos y ellos ya no sabían a ciencia cierta por donde iban.Tampoco se sabía si aun era de día o de tarde ya que la oscuridad era muy grande, por esa razón Snobean ordenó detenerse a los pies de un gigantesco nadcit, Allí comenzaron a construir un refugio utilizando ramas y hojas, colocaron sobre el piso aquella piel ensangrentada que la joven aún conservaba y sobre ella se tendieron las dos mujeres, mientras que Snobean y sus hombres se turnaban para vigilar.Como ambas jóvenes estaban muy cansadas no tardaron en quedarse dormidas.

Solo se escuchaba el rumor de las hojas al ser movidas por el viento y también los sonidos que emitían los pájaros, al parecer esas selvas estaban completamente deshabitadas, así al menos ellos lo suponían, pero no era así, pues desde el primer momento en que ellos habían puesto sus pies en esa selva enmarañada, estaban siendo vigilados desde las altas copas de los árboles por unos extraños seres, mitad hombres y mitad primates, los cuales se desplazaban solenciosamente por entre las ramas de aquellos árboles, ellos eran los qejviats, amos y señores de aquellas Tierras Ignotas.