22. may., 2016

Texto

(Continuación Reunión en Cosanni)

Al día siguiente el emisario de Tolin Basi se acercó a la plaza del mercado y cuando vio a los tres mendicantes, se acercó al que estaba más proximo a él, éste era el falso ciego, entonces le hizo la extraña pregunta aquella. El mendicante permaneciço unos segundos en silencio, pues  recordaba como hace muchos años atrás, cuando estaba en La Academia de Uve Minta alguien  se la había hecho, sus pensamientos retrocedieron en el tiempo y entonces recordó que había sido aquel muchacho Tolin el Bassi quien se la había formulado, en esa oportunidad él  había vacilado un poco y había sido el propio Tolin el Bassi quien se había  apresurado a responderle, esta había sido su respuesta:

_ El mundo es mucho más grande de lo que imaginamos, el sol viaja hacia otras tierras situadas al oeste del Mar de Sonner y luego regresa por la dirección contraria,  detrás de las Altas Cumbres de Varsowots.

Ahora le respondió lo mismo al extraño  de la cabeza rapada y este volvió a preguntar:

_ ¿Alguna vez el sol se ha detenidode su viaje para descansar y ocultarse en pleno día sin que haya ni una nube sobre el cielo?

_ ¡Claro que si...Ya sucedió hace dos décadas atrás y volverá a acontecer muy pronto! Contestó el mendicante.

Enseguida el emisario regresó al palacio y le contó a su amo lo que había acontecido, éste sonrió y solo dijo estas palabras:

_ ¡Que bien...No han olvidado nuestro compromiso!

Esperó durante todo ese día, más al siguiente concurrió personalmente a la plaza acompañado por un gran séquito de guardiasn y sirvientes. La gente  se corría y acudía para verle pasar ya que para ellos era un gran acontecimiento que uno de los hombres más importantes del reino se paseara por las calles de la  ciudad.

Tolin Basi, vestido con sus atuendos de mago viajaba en un carro cerrado, pero se vez en cuando se dejaba ver y saludaba con su mano a los espectadores que se arremolinaban para verle pasar.Al llegar a la plaza del mercado, vio de inmediato a los tres mendicantes que aunque no estaban juntos permanecían cerca uno de los otros, ellos llevaban puesto sus sencillas vestimentas de estudiantes y permanecían recostados sobre las gradas de una escalinata de piedra.Tolin Basi, al verlos experimentó una sensación de nostalgia y exclamó:

_ ¡Ah...mis amigos, cómo les envidio! A veces quisiera ser como ellos, libres en su pobreza y no prisioneros como yo lo soy aun con toda mi riqueza y poder.

Obviamente que Tolin Basi ignoraba que sus antiguos camaradas también  ostentaban altos cargos, al menos uno de ellos: Nuberiuss, que era el Mago Real y Consejero del Mich de Lalerot y que Tauthor era el líder secreto de los opositores a Ciwutt, en verdad el único que podía decirse que era completamente libre era el sabio Qerju.

Ahora que ya estaba seguro de que sus tres amigos estaban en la plaza, le entregó un pergamino lagrado a su sirviente y le ordenó que se lo entregara a uno de aquellos mendicantes, sin que aquello llamara la atención de la gente.

Asi lo hizo y tan pronto los tres mendicantes se encontraron solos en su refugio, lo abrieron  y leyeron lo que allí decía.

Era la invitación para que acudieran al palacio tan pronto cayera la noche.

_¡Bien, ahora que ya estamos todos ¿Que esperamos? Pues vayamos y no hagamos esperar más a nuestro amigo Tolin Bassi, como ahora se hace llamar. Dijo Tauthhor, el falso ciego, que seguía manteniendo aquel disfráz.

Cuando los tres mendicantes llegaron a la entrada del imponente palacio de la máxima autoridad de esa ciudad, les esperaba el calvo Heic, quien les hizo un gesto de precaución y los condujo por una entrada lateral hasta las escalas de piedra que conducían a lo más alto de la Gran Torre de aquella construcción.

Era el comienzo de la estación de Las Cosechas cuando aquellos tres hombres se reunieron al fin, luego de dos décadas para no solo cumplir con un compromiso de honor, sino que también para intercambiar sus conocimientos y lo más importante: Comprometerse a trabajar y a luchar sin cansancio para lograr un mismo objetivo, aunque eso lo decidieron posteriormente.

Así, después de los abrazos y saludos de rigor, ellos comenzaron largas conversaciones en donde cada cual relataba como habían transcurrido sus vidas desde el momento en que se habían separado, esta vez el falso ciego se despojó de su disfráz sorprendiendoles a todos pues era tal la perfección del mismo que ninguno de los amigos que habían compartido tantos días con él, se habían dado cuenta de nada.

Conversaron toda la noche y al amanecer, los tres endicantes fueron conducidos a las celdas que les habían asignado en la torre, allí estarían a salvo de cualquier curioso ya que a todos les estaba prohibida el ascenso a aquellas dependencias del palacio de Cosanni.

Durante los días siguientes los cuatro hombres sabios intercambiaron sus impresiones y compartieron sus conocimientos y secretos, todos ellos conocían muy bien las profecías y tenían la certeza de que ellos podrían jugar un papel muy importante si se unían bajo un sólo propósito: Trabajar para que aquellas profecías se cumplieran.

No comentaremos ni relataremos aquí todo lo que aquellos sabios conversaron  ni tampoco los pormenores del plan que allí elaboraron,Plan que a partir de aquel encuentro ellos tratarían de cumplir minuciosamente y asi fue que después de treinta días,todos decidieron regresar a sus respectivos lugares para cumplir con sus obligaciones habituales, pero ellos sabían que mucho de lo que aconteciera en el futuro inmediato iba a depender de lo que ellos hicieran.

Había un gran objetivo en el cual los cuatro estaban de acuerdo y lo resumieron en estas palabras:

_ Qocerios, varesios y varines volveran a ser sólo un gran pueblo, regido por un único rey, como lo fue en un pasado remoto, deberemos trabajar para que así ocurra y nuestro deber será encontrar a aquel hombre justo, sabio y valiente para que reine y establezca el Nuevo  Reino de Varesocor, tal como lo han anunciado las profecías de nuesros ancestros.

Así, Tolin Basi volvió a Ituitclot para precidir la Fiesta de Cat AnoLucat, Nuberiuss regresó al campamento mulach para emprender la ida hacia su ciudad, Qerju regresó a Las tierras Ignotas y sólo Tauthor permaneció en la ciudad, pues desde allí diriguía los hilos de su enorme red de contactos, al menos por ahora.