28. sep., 2016

Texto

LUWER, EL ELEGIDO. (Parte Segunda)

PROLOGO:

En la primera parte de esta obra pudimos conocer al joven Luwer, un varín, que al igual que otros, soñaba con realizar las proezas y hazañas , al igual que los héroes antiguos cuyoas historias eran narradas por los "favnit qoncorsit" (ancianos contadores de historias). Un joven que nació predestinado  a cumplir con un destino señalado desde muchísimos años anteriores, por Los Dioses, según señalaban las leyendas y profecías de los habitantes de aquellas regiones.

También conocimos a Minshia,cuya hermosura no parecía ser humana sino, divina. Ella levaba una vida sencilla  y tranquila en su aldea situada a orillas del Gran Río Luwin, al igual que su hermano Monzut, quien vislumbraba un brillante porvenir en el ejército de Qocerit.

El destino haría que de uno u otro modo Luwer y Minshia llegarían a conocerse y a enamorarse, en extrañas circunstancias.

Para que aquello aconteciera, se entre mezclarían las vidas,los anhelos y los sueño de muchos y variados personajes, unos, en menor o mayor importancia para la trama de esta historia.Pero así tenía que suceder y aquellos hombres sabios que dedicaban su vida a estudiar las antiguas profecías y los astros, se reunieron, intercambiaron sus conocimientos y juramentados, movieron sus hilos para ayudar a que todo se cumpliese.

Ahora ya ellos nada más podrán hacer,pues los acontecimientos les superaran. La ambición y los anhelos de grandeza de un sólo hombre, van a desencadenar la gran tragedia y se cumplirá aquello que se le anunció: "Las  aguas del Gran Río se han de teñir de rojo, con la sangre de los caídos".

Luwer y Minshia no podrán vivir sus sueños de amor, en tranquilidad., porque ellos estan en medio de la vorágine y desde ahora tendrán que luchar sin tregua ni descanso para lograr al fin la paz en el Valle de Varesocor.

QUIQ LOT PISI.-

CAPÍTULO 1: "EL ECLIPSE"

Aquella mañanael Gran Mago Tolin Basi acababa de llegar a la ciudad de Obamit. Había viajado apresuradamente desde la ciudad sagrada de Ituitclot para acudir al llamado del Rey.La Fiesta de Cat Ano Lucat ya había finalizado y los nuevos mendicantes  comenzaban a disperdigarse  por todo el reino para cumplir con sus cometidos, sólo unos pocos seleccionados se habían quedado en el templo de Uve Minta para continuar con sus estudios y convertirse, en algunos años más en los nuevos magos del reino.

Había sido un viaje largo  y fatigoso, un viaje, que a pesar de su alta investidura le causaba mucho miedo y angustia, porque sabía la razón por la cual el Rey lo llamaba con tanta urgencia y en verdad él no tenía ninguna respuesta favorable que darle, ya que todos sus intentos por encontrar y traer a la misteriosa mujer que Ciwutt deseaba, habían fracasado y ni siquiera sabía en donde ella podía encontrarse. Su hombre de confianza también le había  fallado y no sabía si  él estaba vivo o muerto.

Se había pasado muchas noches consultando a los astros  acerca de las cosas que le preocupaban y no había hallado ninguna respuesta, o quiza´s si la había y ´´el ya no era capáz  de vislumbrarla.

_¡Ah, si estuvieran aquí alguno de mis amigos!...Ellos ni se imaginan por todo lo que estoy pasando...El viejo Qerju, debe de estar felíz en su refugio de aquel Valle Escondido en donde vive junto a esos salvajes,mi amigo Noberius, gozando de su status de Gran Maestro de La Academia de Lalerot...Rot Huat o Tauthor, como quiera que se llame ¡Vayan a saber Los Dioses en donde se encuentra! Y yo, aquí, en vísperas de tener que enfrentarme a ese monstruo de Ciwutt.

Pero ya no podía dilatar más el asunto, había llegado a la ciudad temprano y seguramente los guardias ya le habían comunicado al rey acerca de su llegada y éste no admitía demoras. Se puso su mejor traje, aquel con el cual tanto impresionaba al vulgo ignorante, se colocó su gorro en punta de mago y sus joyas de oro y plata, mientras se vestía pensaba:

_Lo único que tengo a mi favor en estos momentos es mi dignidad, debo de mantenerme sereno y digno en cualquier circunstancia, si el Rey me ve asustado y timorato, capáz que me mande a ejecutar sin mayor trámite, ya lo hizo con mis predecesores, pero confío enque por muy Ciwutt que sea, él aún teme a Los Dioses y esa es mi mayor garantía.

Así reflexionando, acabó de vestirse y llamando a sus camaradas Magos, se dirigió junto a ellos al palacio.

Caminaron por los largos pasillos, subieron las gradas y se detuvieron en la entrada del Salón Principal,allí les esperaba el Rey Ciwutt.

Mientras los once  magos menores permanecían en la entrada del salón, Tolin Basi caminó lentamente hasta detenerse  al pie de la escalinata que conducía al lugar en donde estaba el trono, allí le esperaba de pie el hombre más poderoso del reino de Qocerit.

_ ¡Al fin ya estás aquí Tolin Basi!...Sube ¿Que esperas y con que me vas a salir ahora?

No era para nada una bienvenida muy cordial, Tolin Basi tragó saliva, subió lentamente las gradas y se detuvo a unos metros del monarca, inclinó su cabeza en señal de respeto y luego le respondió al rey:

_¡ Gran Señor del Reino de Qocerit1 Tan pronto supe que me necesitaba emprendí el largo viaje desde la ciudad sagrada en donde mis deberes me tenían retenido y ta lo veis...¡Aquí me teneis a vuestra entera disposición!

Ciwutt, vestido enteramente de negro como era su costumbre, parecía divertido al percibir el temor en los ojos de aquel hombre de tan imponente aspecto, tal como el gato juega con el ratón antes de comérselo, él también quería divertirse un poco con aquel hombre al cual, en el fondo, despreciaba.

_¡Tolin Basi...El Gran Mago y astrólogo del reino! El hombre de las profecías, el sabio que sabe leer en los astros, el destino de los hombres...Prometiste que me traerías a la mujer que sería mi esposa y no cumpliste...Después prometiste que habría una señal en los cielos antes de que iniciara mis planes de conquistas...No cumpliste y ahora ¿Que me tienes que decir al respecto, Tolin Basi? Dijo el rey amenazadoramente.

Tolin Basi sintió que sus rodillas comenzaban a temblar, luchó por mantenerse firme...Había pensado muchas respuestas para contestar a esas preguntas, pero ahora no se le ocurría nada, estaba bloqueado.

Fue entonces cuando el jefe de la guardia, se asomó a la puerta, su rostro se veía muy congestionado y parecía asustado.Balbuceaba:

_ ¡Señor!...Algo muy extraño está ocurriendo en el cielo...Por favor  asómese para que lo veais vos mismo...

No era habitual que el Jefe de la Guardia actuara de esa manera, Ciwutt enarcó las cejas y dejando a todos muy sorprendidos salió al patio principal seguido de sus guardias, mientrasque Tolin Basi se dejaba caer de rodillas sobre el piso apoyando su cabeza sobre el duro suelo, comenzaba a decir sus oraciones:

- ¡Alabado sean Los Dioses...No podíais ser más oportuno!

Sabía lo que estaba sucediendo, no necesitaba salir al patio para verlo. Muy pronto la oscuridad cubriría toda la tierra y era recién casi justo el mediodía, ahora todo le sería favorable y así él había pasado de la angustia de la muerte al gozo de la vida y todo por un simple eclipse...Bueno...No tan simple, pues él era uno de los pocos que sabía que aquel fenómeno se repetiría dentro de dos décadas y medio más aproximadamente, tal como ahora estaba ocurriendo. También sabía que en distintos lugares estarían sus otros amigos contenplando aquel fenómeno celeste y pensando:

_¡He aquí, al fin la señal esperada!

(Continuará)