5. oct., 2016

Texto

(Continuación)

Dos meses después, casi al finalizar  la estación de Las Flores y al comienzo de la de Las Cosechas, Minshia y Luwer contraían matrimonio en una sencilla  pero colorida ceremonia celebrada a los pies de las dos columnas de la antigua Ciudad de Uterit, en donde el anciano Qerju, vistiendo su túnica de mendicante ofició la boda, ante la concurrencia  de un grupo de qocerios y mulachs de la caravana de Falelar, junto a los cuarenta varines que reprsentaban a todos los clanes y una buena cantidad de jóvenes, varones y hembras qejviats, de la Comunidad de Valle Escondido, lo cual, por esas cosas del destino ambos jóvenes contrajeron matrimonio con representantede todos los pueblos del Valle de Varesocor, algo realmente extraordinario y más aún, teniendo  como fondo a aquella antiquísima urbe cuya patrona y protectora era la Diosa Cearit, algo  muy simbólico.

A pesar de las circunstancias difíciles, también hubo regalos: Falelar les regaló los tradicionales "vuwilot" y  pese a que en La Comunidad no se toleraba ninguna clase de licor, afuera de ella se celebró una gran fiesta en donde se repartió huija, celanni y otras clases de licores elaborados secretamente sin que Qerju se enterase, Luwer recibió su nuevo traje confeccionado con la misma piel de yocosats que tenía Minshia y ella recibió una hermosa túnica de color verde esmeralda que Luwer le compró a Falelar, pese a que este se negó a recibir ningún pago.

Los qejviats les obsequiaron varias cabezas de ganado, aves de corral y objetos de artesanía para que ellos pudieran conformar su hogar, ellos también les construyeron una pequeña Lar8 vivienda de forma circular), allí pasarían los recién casados su período de " Oqoni Oveirsat" (Antigua costumbre varín consistente en un período de dos semanas en donde los recién casados vivían juntos, sin preocuparse de trabajar ni de nada que no fuera vivir y disfrutar de su ayuntamiento carnal ya que los demás miembros del clan les proporcionaban todo lo que necesitaban)

Como Minshia no tenía a sus padres vivos ni a su hermano presente, fue el propio Falelar quien asumió el papel de Protector de la joven, para entregarla al joven varín y en el caso de éste, fue Qerju quien reemplazó a los padres del muchacho, quienes, por supuesto, de haberlo sabido, se hubieran negado dar su consentimiento, por contravenir las tradiciones y costumbres. Respecto a las tradiciones de los qocerios, éstas no eran tan rígidas y se permitían los matrimonios entre miembros de otras culturas.

Ahora Minshiay Luwer ya eran marido y mujer y ya nada en este mundo podría separarles. Fueron aquellos, días de mucha felicidad para ellos, aunque sabían que aquello no duraría por mucho tiempo, pues estaban inmersos en medio de los acontecimientos de su entorno. Por fortuna el viejo Qerju se recuperó de su enfermedad y retomó nuevamente su papel de Maestro y guía de la Comunidad de Valle Escondido.

Fue en aquel período de paz y tranquilidad cuando Minshia le comunicó a su esposo que esperaba un hijo suyo:

_ Puede que me equivoque, pero según mi amiga Liensi, estoy embarazada y mi bebé ya debe de tener unos tres meses.

Luwer recordó aquella primera vez, cuando ocurrió el eclipse, todo coincidía y aquello le pareció sencillamente mágico y maravilloso.Así le dijo a su esposa:

_ ¿Qué me dices? Si tu amiga tiene razón, nuestro hijo fue concebido en aquel día...Y tú sabes querida que mi nacimiento ocurrió en un día similar ¿Te das cuenta que aquello podría ser un muy buen presagio? Significa que Los Dioses nos estan bendiciendo por alguna razón que desconocemos.

Muchos años después, los hechos les darían la respuesta.