15. oct., 2016

Texto

CAPÍTULO V:Luwer en Lobinot.

Cuando Luwer, sus compañeros y la caravana de Falelar llegaron al poblado que sus  habitantes habían bautizado con el nombre de Lobinot, se sorprendieron mucho de lo bien organizado y pintoresco que se veía aquel pequeño asentamiento que tan solo unos meses antes ni siquiera existía.

La travesía había sido larga y complicada y no tanto porque aquel lugar estuviera muy distante, sino por lo difícil de acceder a él.La razón era que Valle Escondido estaba rodeado de montes y cerros y por lo tanto la única manera de entrar o salir de allí era a travéz de algunos de los pssadizos secretos que atravezaban dichos cerros, algunos eran naturales, pero otros habían sido construidos por los antiguos uterios, muchos de aquellos parecían conducir a algún lugar dentro de la vieja ciudad ahora en ruinas. Seguramente se hubieran extraviado, pero les acompañaba el Viejo Qerju, quien portaba un antiguo mapa de aquella región, pues el propio Snobean no estaba muy seguro de como fue que logró dar con ese lugar.

_ Sin duda que tuve mucha suerte, porque pude haberme extraviado facilmente en este laberinto_ Decía, mirando de reojo a la joven Liensi, quien conversaba animadamente con el siempre sonriente Tarneisi.

Después de atravesar un sin número de pasadizos y túneles pudieron  ver de nuevo, brillar el sol encima de sus cabezas.

_¡Ah que alivio, poder respirar nuevamente el aire fresco! Exclamó Minshia, que iba montada sobre un hermoso Ganadoba.Asu lado, caminaba de a pie su esposo Luwer.

_¡Ánimo, mi hermosa niña! Presiento que detrás de easa colina se encuentra el mar....¿Hueles el olor a sal marina? Dijo.

_¡Si! Y también creo oir el sonido que hacen las aves marinas, Luwer. Ratificó ella.

Lograron llegar hasta la cima de un enorme arrecife y entonces  se encontraron ante una vista maravillosa: Allím frente a ellos se veía una hermosa bahía con forma de herradura, rodeada de cerros en las cuales se distinguían muchas cavernas y también un pequeño poblado formado por cabañas de color blanco, que contrastaban con el colr oscuro de las rocas de los cerros circundantes.

_¡He ahí Lobinot! El último bastión rebelde de Qocerit_ Exclamó Snobean.

Comenzaron adescender desde lo alto del arrecife por un camino muy estrecho que zigzagueaba y que  parecía haber sido esculpido en la pared rocosa del cerro.

_¡Vaya que estuvo bien que no haya traído conmigo a mi fiel yocosaths, de lo contrario me hubiera tenido que volver, ya que éste no sería capáz de  caminar por este sendero tan estrecho y empinado_ Dijo Qerju.

Minshia se tuvo que apear de su Ganadoba y caminar delante de ella con mucho cuidado.

Mientras descendían, Snobeal explicaba:

_Al principio, cuando recién llegaron a este lugar, eran tan solo unas mil familias, a eso había que agregar los hombres de Baschir, lo que hacía unas diez mil almas, pero ahora esa cantidad se ha duplicado y cada día llegan más.

_¿ Pero como llegan? Si en Las Tierras Ignotas se combate fieramente y los hombres de Ici Horsi controlan toda la región.

Preguntó Luwer.

_ Llegan por mar, si te fijas, hay un muelle y desde las islas situadas frente a las costas, que pertenecen a los sonnerios, muchos rebeldes consiguen que estos les faciliten sus naves y de esa manera escapan de Qocerit, arriesgando sus vidas oues muchos naufragan en el mar.Le respondió Snobean.

Luwer se quedó reflexionando, aquello le daba una leve esperanza de como algún día podría regresar a su tierra, ya que era el único camino posible, pero de todas manera él ya había decidido permanecer un buen tiempo en aquel poblado, al menos hasta que naciera el hijo que él y Minshia esperaban.

Al fin llegaron a la playa y todos se tendieron a descansar sobre la blanca arena para reponer sus fuerzas.Era un día claro y soleado y en una roca en medio del mar se veían unos enormes y extraños animales de piel lustrosa, los cuales se deslizaban y  nadaban cerca de ella.

_¿Qué son aquellos animales tan raros?...Parecen peces, pero no lo son_Comentó Liensi.

Tarneisi permanecía con su boca abierta ya que jamás había visto nada parecido. Fue Qerju quien les explicó:

_ Esos son lobos marinos, son animales que pueden vivir en la tierra y en el agua, no hay que acercarse mucho a ellos ya que son peligrosos.

_Por ellos le pusieron a este pueblo el nombre de Lobinot_ Afirmó Snobean.

En aquel momento divisaron a unos jinetes que se acercaban cabalgando por la playa.Eran aproximadamente unos cincuenta, llevaban armamento de guerra y estaban liderados por un hombre que montaba un hermoso alazán.

_ Es Baschir El Rubio_ Exclamó Snobean

El nombrado se adelantó a su tropa y luego se acercó lentamente galopando al trote.

Fue Qerju quien también se le acercó para encontrarse con aquel.Le dijo:

_ Tú debes de ser Baschir ¿Verdad? Preguntó, apuntándole con su bastón.

_Asi es anciano...También he oido hablar de tí, noble Qerju, pero...¿Quien de ustedes es Luwer? preguntó Baschir.

El joven varín se puso de pie y avanzó junto a su bella esposa.

_Yo soy Luwer y ella...Minshia, mi esposa. Dijo.

Baschir clavó sus ojos en la joven, permaneciendo mudo por algunos instantes, al fin reaccionó:

_Perdonen ustedes...Es que me he quedado muy sorprendido, no sólo por la gran belleza de tu mujer, sino, porque  si no me equivoco...Ella es la joven que Ciwutt busca por mar y tierra ¿Verdad?

Entonces Minshia sorprendió a todos, incluyendo a su esposo, al adelantarse y enfrentarse a Baschir, mirandolo con altivez,le dijo:

_¡Desciende de tu cabalgadura e inclínate ante tu reina! Yo soy Minshia, hija de  vactus III y por lo tanto, la única y legítima heredera al trono de Qocerit.

La sorpresa del rubio fue mayúscula, titubeó unos segundos, pero sin decir nada se apeó de su cabalgadura y se arrodilló sobre la arena ante las miradas atónitas de todos, quienes no comprendían en absoluto lo que sucedía.

Fue Qerju quien explicó:

_Es la verdad, ella es la hija sobreviviente de Su Alteza Vactuss III y por lo tanto, heredera al trono que actualmente usurpa Ciwutt, es por esa razón que éste la busca para casarse con ella y legitimarse en el poder.

Recién Baschir atinó a decir:

_Mis saludos para vos Alteza...Desde ahora ya sabemos que tenemos que luchar y morir por vos si fuera necesario.Antes estábamos solos, pero ahora...

_Ya no lo estais.Mi esposo y yo, más muchos otros miles en todo el reino tienen que saber que la verdadera heredera al trono de Qocerit vive y está dispuesta a luchar para recuperar el lugar que le pertenece. Dijo Minshia con voz clara y firme.

Luwer la miraba asombrado, pensando que pese a todo lo que ellos habían vivido, aún no conocía del todo a su mujercita.

-Puedes ponerte de pie Baschir, ahora ve a donde tus hombres y diles que la Reina de Qocerit está aquí. Dijo Minshia con una seguridad notable, dejando a todos sorprendidos, incluyendo a su amiga Liensi que tanto la conocía.Cuando Baschir se alejó, ella le dijo.

_ Estoy anonadada..Ahora ya no se como tratarte, si decirte Su Alteza o ...mi amiga.

_Para tí y para todos ustedes, mis amigos, yo voy  a ser siempre la misma Minshia...Además  ustedes no son qocerios_ Dijo la joven riendo.