16. nov., 2016

Texto

Capítulo XIII (Continuación)

Cuando la noticia llegó a oídos de Ciwutt, éste hizo convocar de manera urgente a sus magos, en especial a Tolin Basi y les preguntó:

_ Dime Tolin Basi ¿Vos sabías acerca de esa hija bastarda que cree tener derecho al trono del reino?

Tolin Basi palideció, estaba en una encrucijada, pues si decía que no, quedaría muy mal y deficiente astrólogo ya que ignorar algo tan importante no era posible y por el contrario, si decía que sí, entonces su falta sería peor por no haberselo comunicado de manera oportuna a su rey, ese era su dilema, pero debía de responder ahora, pues la paciencia de Ciwutt no era mucha y eso él lo sabía.

_¡Señor! ¿Os acordais de vuestro sueño...Aquel en donde veías a una mujer de cabellos dorados como el oro y el rostro de una diosa? Pues bien, yo os dije que debías de encontrar a esa mujer ya que ella tenía en sus manos las llaves para la corona, ahora sé que no hay duda de que fueron Los Dioses quienes te comunicaron por medio de tu sueño acerca de la existencia de aquella mujer, sin duda que a nosotros los Magos nos son revelados muchos secretos, pero los Dioses guardan algunos solamente para los elegidos y vos Señor...Eres uno de aquellos. Ahora todo está mucho más claro, pues si vos os casais con esa joven entonces se cerrará el ciclo y tendreis el consentimiento de Los Dioses para llevar a cabo todos vuestros planes de conquistas y triunfos.

Había sabido salir así del embrollo, Ciwutt permaneció en silencio, analizando aquellas palabras y ahora le encontraba mucha razón, había sido él quien le había instado a buscar a la joven  de cabellos de oro a la cual sólo él había visto en sus sueños, ahora que sabía que era ella la única hija sobreviviente del fallecido Vactus III, ya no le cabía la menor duda de que debía de encontrarla para casarse con ella legitimizando así su derecho al trono de Qocerit, pero sus intentos de encontrar a la escurridiza joven habían fracasado hasta ahora.Al fin mirando severamente al Mago Real, le dijo:

_Hace un tiempo, cuando me di cuenta de que habías fracasado en la misión de encontrar la joven, decidí actuar por mi mismo y envié  a ese hombre que decía ser tu discípulo, el cual me aseguró que la conocía y que había estado con ella, me dijo que sabía en donde se encontraba y le creí pues sus señas coincidían con la mujer de mi sueño, entonces le envié junto a los jóvenes varines para que viajara hacia las Tierras Ignotas a fin de capturarla y traerla hasta aquí, lamentablemente los sucesos ocurridos en esas tierras han impedido toda comunicación  con aquellos hombres y  nada se de ellos, tal vez la hayan encontrado ¿Que podeis añadir a ello Tolin Basi?

Tolin Basi se sorprendió mucho al saber que su discípulo y hombre de confianza le había ocultado información y actuado por si mismo al hablar con el propio soberano, también le sorprendió que en esa misión se habían involucrado sus amigos varines, aunque por otro lado, aquello le tranquilizó, por eso  fue muy cauto al responder:

_ No tengo la menor duda de que la vas a encontrar, así como Los Dioses te informaron acerca de la existencia de ella antes que a nadie, así con seguridad ellos te van a ayudar a encontrarla, sin duda de que eres tú...El Elegido por ellos, solo debes de tener paciencia y esperar la señal para actuar.

Así pudo el astuto Tolin Basi salir airoso de su encuentro con el rey, pero cuando estuvo al fin solo en su celda se sentía muy intranquilo, por ahora había sorteado un gran peligro, pero no sabía por cuanto tiempo más aquello podría ayudarle a sobrevivir, por eso decidió regresar a Ituitclot, allí al menos estaría ocupado, estudiando los astros, las profecías e impartiendo enseñanza a sus discípulos.

Pero lo que no sabía, era que el el sur del reino, las cosas seguían un rumbo impensado tan sólo unos meses antes, en efecto,al conocerse la derrota de Ici Horsi y la posterior liberación del Puerto de Quinsat otras ciudades se levantaron instigados por el propio Tauthor y sus adeptos que trabajaban en las sombras, se aprovecharon del descontento que provocaban los nuevos impuestos ordenados por Ciwutt para financiar sus campañas y del caos reinante al producirse la deserción de muchos guerreros del ejército real,fue así como la estrecha franja que separaba el Reino de Qocerit con las Tierras Ignotas se declaró autónoma y su principal ciudad: Quidcat se erigió en bastión de los rebeldes, por esas cosas del destino aquella era precisamente el lugar en donde llegó Monzut con los sobrevivientes de Lireyot en aquellos días.

Cuando el joven se enteró de lo ocurrido en Quinsat emprendió el rumbo hacia dicho puerto junto a sus hombres.

_ Tengo que encontrarme a la brevedad con Tauthor, solo él me pueda dar alguna pista para encontrar a mi hermana Minshia. Decidió.